Usos curativos del ajo

Publicado por Admin jueves, 18 de agosto de 2016

Usos curativos del ajo

El ajo (Allium sativum) es una resistente planta perenne. Es el miembro más acre (áspero, pungente) y fuerte (potente) de la familia de las cebollas. 


La planta crece hasta alcanzar una altura de casi 30 cm y produce delicadas flores de color blanco. También produce bulbos segmentados de un sabor muy fuerte y parecido al de la cebolla. Cada bulbo, o cabeza, contiene de ocho a doce secciones, a las que se les llama dientes. 

Estos dientes están cubiertos y unidos firmemente entre sí por un recubrimiento semejante al pergamino. La planta del ajo no produce semillas—se propaga plantando los dientes. Existen tres tipos básicos de ajo: el Criollo (Creóle), el Italiano (Mexicano) y el Tahitiano.
 
La mayor parte del ajo que se consume en Estados Unidos proviene de California, y como su suministro se complementa con importaciones del Hemisferio Sur, se encuentra ampliamente disponible todo el año. Casi todo el ajo de California es de la variedad Criolla, que presenta cabezas de buen tamaño, una piel blanca, dientes bastante grandes y un sabor bastante moderado. El ajo Italiano tiene una piel de un color purpúreo y es de un tamaño más pequeño que el de la variedad Criolla de California. Tiene dientes más pequeños pero un sabor más acre (pungente). 

La variedad Tahitiana presenta cabezas extra-grandes y se denomina como ajo elefante. Estas cabezas blancas son por lo menos el doble de grandes que las que se encuentran en los otros dos tipos. El ajo Tahitiano tiene un sabor más moderado y en Estados Unidos por lo general se vende en tiendas de alimentos especializados o en catálogos de venta por correo, a tres o cuatro veces el precio del ajo más pequeño.

Partes que se emplean: 
El bulbo o «cabeza» de la raíz de la planta.
 
Virtudes: 
Antimicrobiano, antibiótico, cardioprotector, reduce la tensión arterial, anticanceroso, diaforético, anticoagulante, reduce el colesterol, reduce el azúcar en sangre, expectorante, estimulante digestivo, diurético, antihistamínico, antiparasitario.
 
Aplicaciones: 
Las investigaciones han demostrado que el ajo inhibe la formación y la proliferación de células cancerosas. Rebaja en los seres humanos el colesterol total y las lipoproteínas de baja densidad, y reduce los trombos sanguíneos, disminuyendo así el peligro de bloqueo de las arterias y de sufrir enfermedades cardíacas.

El ajo también es antioxidante, y se considera un remedio eficaz para fortalecer el sistema inmunitario. Tiene poderosas propiedades antibióticas y antiinflamatorias, por lo que es buena medicina para aplicaciones tópicas. El ajo protege los órganos de los daños producidos por los medicamentos sintéticos, por los contaminantes químicos y por las radiaciones.
 
Disponibilidad: 
Compra cabezas de ajo ecológicas frescas en los mercadillos de agricultores y en los supermercados.


                                   Descubre cómo el ajo te puede ayudar a adelgazar
 
Preparaciones
El ajo puede tomarse crudo o cocido, en forma de tabletas o cápsulas y como untura o jarabe. Los dientes de ajo crudos pueden aplicarse interna o externamente.

La dosis sugerida del ajo completo fresco es entre uno y tres dientes cada día. Estos pueden masticarse y mantenerse en la boca o tragarse. El consumo de ajo crudo puede ser realmente un placer si está triturado o rallado y mezclado con los alimentos o con una cucharada de miel. La dosis de las tinturas es de 2 a 4 mi o entre 15 y 40 gotas dos veces al día. 

El jarabe debe tomarse en dosis de una cucharada tres veces/al día. El aceite de ajo debe calentarse ligeramente, y se aplican entre una y tres gotas al día. Las tabletas y las cápsulas pueden ser más convenientes para tomar el ajo puro, y se toleran mejor en los pacientes sensibles al ajo. 

Las pildoras de ajo también minimizan su gusto y olor.
 
En general, las siguientes dosis son las adecuadas, pero siempre hay que consultar la etiqueta de los productos:
• Entre 400 y 500 mg de alicina potencial dos veces al día.
• Una dosis equivalente, aproximadamente, a 4.000 ug de alicina, entre una y dos veces al día.
• Entre 400 y 1.200 mg de polvo de ajo seco.
• Entre 1.000 y 7.200 mg de ajo envejecido.
• Una dosis equivalente a 0,03-0,12 mi de aceite de ajo, tres veces al día.
 
Las pildoras de ajo se encuentran en diversas formas, y existe controversia sobre cuál es la mejor. Es importante analizar la documentación del fabricante para tomar una decisión sobre qué preparación emplear.

 

0 comentarios

Publicar un comentario

Conoce también

loading...