Gramas de las boticas

Publicado por Admin miércoles, 30 de enero de 2013

La grama de las boticas, conocida también como cerrillo y considerada «mala hierba», tiene un enorme valor terapéutico, conocido desde la antigua Grecia. 

Se trata de una especie infestante, presenta rizoma rastrero, delgado y coriáceo, con abundantes radículas. Las hojas son delgadas, lineares, ligeramente dentadas y tormentosas, con una corta lígula en el punto de unión al culmo. Las flores se presentan en espigas terminales y en número de 4 a 9 desde la primavera al otoño, con dos estambres y tres estigmas.

Es común y prospera preferentemente en los suelos áridos e incultos, sobre todo en las llanuras. Puede alcanzar los 20 cm y se recolecta durante todo el año.


La grama de la botica está compuesta por almidón, mucílagos, levulosa, manitol, fructosa, saponina y triticina. Tiene poca esencia y las cenizas contienen abundante silicio. La parte empleada para usos médicos es el rizoma seco.
 
Propiedades curativas de la grama de la botica
 

Antiséptico y antiinflamatorio eficaz en casos de cistitis, uretritis e infecciones urinarias en general. 

Es diurética, emoliente (sirve para ablandar tumores o formaciones duras), litóntrica (depurativa de los cálculos urinarios), así como sudorífera en casos de fiebres por resfriados, sarampión, escarlatina, etc.
 
Su dosificación es la siguiente: En decocción de 30 a 40 gramos de rizoma seco por cada litro de agua. Hervir durante 10 minutos y tomar entre 2 y 3 tazas diarias. Conservar en lugar seco.

0 comentarios

Publicar un comentario

Conoce también

loading...